Adicción a las redes sociales

Adicción a las redes sociales

En los últimos 30 años las tecnologías digitales han irrumpido en nuestra vida cotidiana. El uso de estas tecnologías ejerce un importante papel en el funcionamiento de nuestra sociedad. Sin embargo su uso puede llegar a convertirse en una adicción. Desde la psicología y la psiquiatría la adicción a Internet se ubica dentro de las Adicciones Comportamentales.

Internet es una herramienta de comunicación, ocio y obtención de información fundamental en nuestra sociedad. Proporciona una serie de beneficios y ventajas como medio de información, formación, comunicación, facilitador de relaciones sociales e instrumento de ocio.

La incorporación de Internet a los teléfonos móviles ha ayudado a que prolifere todavía más este tipo de adicción, ya que la facilidad y comodidad de su uso hace que podamos conectarnos prácticamente durante todo el día.Adicción a las redes sociales

Patologías de la adicción a Internet

En este sentido, existen ya una serie de patologías tales como:

  • Cibermareo: Es la desorientación y mareo que algunas personas sienten al interactuar con ciertos entornos digitales o realidades virtuales. Son parecidos al malestar que sienten algunas personas cuando viajan en un medio de transporte, sólo que en este caso están inmóviles.
  • Nomofobia: consiste en el miedo irracional a salir a la calle sin el móvil, olvidarlo, perderlo, que se descargue la batería o estar en una zona sin cobertura.
  • Cibercondria: Se les atribuye este diagnóstico a personas convencidas de que padecen alguna o varias enfermedades tras haber leído al respecto en Internet. Por ejemplo, una persona que sufre de dolor de cabeza puede buscar la causa de este mal en Internet y encontrar que una razón podría ser un tumor cerebral y automáticamente cree que podría morir muy pronto.
  • Dependencia de juegos en línea: Es una necesidad de estar conectado a internet para competir con otros jugadores a través de internet.
  • La llamada fantasma. Los padecen hasta el 80% de los usuarios de dispositivos móviles quienes creen haber recibido una llamada, cuando en realidad su teléfono nunca sonó ni vibró. Esto se debe a que nuestro cerebro ha empezado a asociar al teléfono móvil cualquier impulso que recibe, especialmente si estamos estresados.

Otros trastornos ocasionados por la adicción

Pero además, en función de la edad y madurez de la persona, se han encontrado trastornos de depresión, ansiedad, estrés, insomnio e, incluso, esquizofrenia.

A raíz de diversos estudios, se ha hallado que en Europa el uso problemático de Internet llega hasta el 6,1 %, en Estados Unidos hasta 26,3 % y en Asia hasta el 18,4 %. Siendo el perfil del adicto a Internet, varón, habitante en zona urbana, con conocimientos de idiomas, manejo de ordenadores, profesión liberal y clase social media/alta.

Algunos signos que nos pueden alertar sobre la presencia de que estamos teniendo una adicción a las redes sociales pueden ser, tener más relaciones virtuales que reales, necesitar llevar siempre algún aparato electrónico, conectarse nada más levantarse o, incluso, interrumpir el sueño ante las señales de llegada de mensajes.

El psicólogo Juan Antonio Molero Cid comenta que “En muchas ocasiones, a medida que aumentan las relaciones en las redes, disminuye el tiempo empleado a las relaciones reales con la familia o el grupo de amigos. Así se genera un mecanismo de compensación de ese déficit, el cual crea un círculo vicioso que provoca un aumento del tiempo dedicado a la comunicación virtual y favorece el abandono de las obligaciones con los círculos sociales reales“.

Así que cuando se ha alcanzado una situación que ya empieza a ser de dependencia,  debemos buscar alternativas reales para emplear el tiempo que se dedica a las redes sociales, elaborar una lista de las cosas que podemos hacer en ese tiempo, delimitar el tiempo dedicado a las redes sociales, dejar de usarlas cuando se esté en compañía de otras personas, apagar el móvil por la noche, y muy recomendable evaluar lo que se va ganando con un cambio de esas costumbres.

Por lo tanto, no debemos olvidar que las redes sociales son sólo otra herramienta de comunicación, y que la comunicación que entraña contacto humano nos va a enriquecer y aportar mucho más.

Contacto y adicción digital

Existen experimentos con monos en los años 60 del Doctor Harlow sobre la importancia tan enorme que tiene el tener contacto físico, pero de eso hablaré otro día….

 

 

1 comentario

Los Comentarios están cerrados.