Áreas tratadas

Ansiedad

Los trastornos de ansiedad son un grupo de enfermedades caracterizadas por la presencia de preocupación, miedo o temor excesivo, tensión o activación y alteraciones del comportamiento que provocan un malestar notable o un deterioro clínicamente significativo de la actividad del individuo.

Tipos de ansiedad más frecuentes:

Fobia específica: es un miedo intenso y persistente que es excesivo e irracional y es desencadenado por la presencia o anticipación de objetos o situaciones específicas.

Ansiedad social:(fobia social): La persona que la padece teme actuar de alguna manera que sea humillante o embarazosa mientras otros le observan y en cierta medida evalúan su conducta.

Trastorno de pánico: Se caracteriza por la aparición temporal y aislada de miedo o malestar intenso, acompañado de síntomas físicos y mentales, tales como: palpitaciones, sudoración,temblor, sensación de dificultad para respirar, dolor en el tórax, miedo a perder el control o de “volverse loco”, miedo a morir, etc.

Agorafobia: Aparición de ansiedad al encontrarse en situaciones en la que escapar podría ser difícil o podría no disponer de ayuda si aparecen síntomas tipo pánico. Se caracteriza por miedo o ansiedad intensa en situaciones como: Uso de transporte público, estar en espacios abiertos (mercados, puentes) o cerrados (cines, teatros), estar en medio de una multitud, etc.

Ansiedad generalizada: Preocupación excesiva en un amplio abanico de sucesos o actividades, Algunos de los síntomas serían: inquietud o sensación de estar con los nervios de punta, fatiga,falta de concentración, irritabilidad, problemas de sueño.

Depresión

Los síntomas más frecuentes de la depresión serían:

  • Sentimiento de tristeza o desánimo que es más intenso que la tristeza normal.
  • Pérdida de interés en la vida e incapacidad para disfrutar de las cosas que generalmente dan placer o satisfacción.
  • Sensación de fatiga o cansancio que está presente a pesar de una escasa actividad y que es tan intensa que hace que la tarea más simple suponga un gran esfuerzo.
  • Pérdida de apetito.
  • Sensación interna de inquietud.
  • Deseo de aislarse de la gente, y si hay gente alrededor una sensación de irritabilidad y mal humor.
  • Dificultad para dormir con frecuente despertar temprano, (al menos una o dos horas antes de lo habitual y con incapacidad para reconciliar el sueño).
  • Ausencia de confianza en sí mismo.
  • Pensamientos suicidas.

Habilidades sociales

Las ‘habilidades sociales‘ son un conjunto de conductas, asociadas a los animales, puestas de manifiesto en las relaciones con otros seres de la misma especie. En el caso de las personas, estas dotan a la persona que las posee de una mayor capacidad para lograr los objetivos que pretende, manteniendo su autoestima sin dañar la de las personas que la rodean.

Estas conductas se basan fundamentalmente en el dominio de las habilidades de comunicación y requieren de un buen autocontrol emocional por parte del individuo.

En muchas enfermedades mentales el  área de las habilidades sociales es una de las mas afectadas, por lo que su trabajo en la rehabilitación psicosocial es importantísimo.

Autoestima

En Psicologia, la autoestima es la percepción emocional que las personas tienen de si mismas. Puede expresarse como el amor hacia uno mismo.

La percepción emocional puede fácilmente llegar a sobrepasar en sus causas a la racionalización y la lógica del individuo. Por ello, tener una buena autoestima implica ser conscientes de nuestras virtudes y nuestros defectos así como de lo que los demás dicen de nosotros y sienten hacia nosotros, aceptando todo ello en su justa medida, sin amplificarlo ni reducirlo, sabiendo y afirmando que en cualquier caso siempre somos valiosos y dignos. Implica, por lo tanto, respetarnos a nosotros mismos, y también ayudar a los demás a hacerlo. La autoestima es el requisito indispensable para tener relaciones interpersonales sanas.

 

 

Trastorno

A lo largo de la vida todas las personas nos enfrentamos a sucesos estresantes o negativos, normalmente estas reacciones no son graves ni prolongadas e incluso en ocasiones, la vivencia de determinados acontecimientos también puede constituir una oportunidad de crecimiento.

Sin embargo, en algunas personas el suceso estresante origina un acusado malestar, superior al esperable y un deterioro significativo de la actividad social, laboral u otras áreas importantes de funcionamiento.

Duelo patológico

Es una respuesta natural ante la pérdida de cualquier persona, cosa o valor con la que se ha construido un vínculo afectivo. Se trata de un proceso que consta de diferentes fases hasta que la persona es capaz de aceptar la pérdida y seguir con su vida.

Sin embargo, en ocasiones el proceso del duelo no sigue un curso normal, complicándose y produciéndose alteraciones importantes en la vida de las personas que lo experimentan. Puede presentarse de diversas maneras, que van desde el retraso del duelo o la ausencia, hasta un duelo muy intenso y prolongado, que puede incluso asociarse a conductas suicidas o síntomas psicóticos.