La ciencia del ya te lo dije yo

Ya lo sabías ¿no?Te-lo-dije

Quiero hablaros hoy de experimentos realizados desde la Psicología Social sobre el llamado sesgo de la retrovisión (también llamado el fenómeno yo-ya-lo-sabía-hace-tiempo), que consiste en la tendencia a exagerar después de conocer los hechos, nuestra habilidad de haber previsto qué resultado dio algo. Damos por obvio un hecho, noticia, experimento, etc. una vez realizado, donde a posteriori todo parece cosa de sentido común.

 

Los experimentos

Uno de los muchos experimentos consistió en dar a la mitad del grupo un hallazgo psicológico y a la otra mitad el resultado opuesto.

Por ejemplo, a una mitad se les explica que hay sabiduría contenida en el viejo dicho: “Los opuestos se atraen” y se les dice que se ha hallado que, tanto al escoger amigos como al enamorarse, nos atraen más las personas cuyos rasgos son diferentes a los nuestros. A la otra mitad se les cuenta un hallazgo diferente donde se les dice que, tanto al escoger amigos como al enamorarse nos atraen más las personas cuyos rasgos son similares a los nuestros. y se les afirma que hay  sabiduría contenida en el viejo dicho: “Dios los cría y ellos se juntan”.

Se pidió a las personas que explicasen el resultado y lo calificaran como “sorprendente” o “no sorprendente”. Prácticamente casi todos los participantes del experimento, independientemente del grupo, dijeron que el resultado era “no sorprendente”.

Otro experimento se llevó a cabo en la Universidad de Leicester (Inglaterra)  donde la mitad de un grupo de estudiantes tenían que valorar como verdadero o falso el proverbio “El miedo es más fuerte que el amor” y la otra mitad “El amor es más fuerte que el miedo”. La mayor parte de ambos grupos lo calificaron como verdadero.

De la misma forma se hizo con el proverbio genuino “El que ha caído no puede ayudar al que está debajo” y “El que ha caído puede ayudar al que está debajo”, ambos recibieron puntuaciones altas. Y así un sinfín de experimentos.

Los experimentos llevados a la práctica

Cuando escuchamos o leemos noticias, artículos, tertulias televisivas, etc., entender este fenómeno puede ayudarnos a cuestionarnos si realmente es válido o lo estamos dando por obvio.

Pero lo que es más importante, conocer este fenómeno también puede servirnos a ser menos duros con nosotr@s mism@s. Olvidamos que lo que es obvio para nosotr@s ahora, no era ni mucho menos tan obvio en el momento de esa toma de decisión. Y esto mismo ocurre a la hora de culpabilizar a los demás por sus decisiones. Desde la retrospectiva parece que lo fácil era haber tomado la decisión que consideramos correcta ahora.

juzgar
Así que, os animo a estar más pendientes en estas situaciones para poder ser más transigente con los demás y con nosotr@s.

la vida se vive hacia adelante

pero se entiende hacia atrás