Psicoterapia, ¿por qué acudir?

La vida es 10% de lo que me ocurre y 90% de cómo reacciono a ello

Charles Swindoll

Es necesario despojarse de los prejuicios que envuelven la psicoterapia. Hay un componente indispensable a la hora de plantearse comenzar la psicoterapia y es la “disponibilidad al cambio”, ya que los tratamientos aportarán el 50%, sin embargo el otro 50% es el propio compromiso del paciente.
Existen muchos tipos y formas de terapia. Cada persona es única y puede que le sirva y le llegue más un tipo determinado de terapia que otro. Desde mi experiencia he visto que a pesar de las diferencias individuales, hay en muchos casos elementos comunes que son los que originan el sufrimiento de las personas, tales como:

  • Dejar de sentir los “debería”.
  • Dejar de utilizar máscaras (nos cuesta ser nosotr@s mism@s e incluso en ocasiones nos cuesta saber quiénes somos realmente).
  • Dejar de satisfacer expectativas impuestas.
  • Dejar de esforzarnos por agradar a los demás.
  • Dejar los sentimientos de culpa, perdonarnos.

En muchos casos será necesario, (valiéndome de la metáfora de una herida física), abrir esas heridas que han cicatrizado en falso y tienen infección dentro, para limpiarlas, curarlas y que así puedan sanar y cerrarse sin que apenas queden cicatrices.

Un buen psicólog@ consigue que el paciente sea su propio terapeuta

y una vez que ha aprendido a conocerse, sabe también gestionar los contratiempos que le depara la vida

Beneficios de la psicoterapia

  • Comienzas a aceptarte y aceptar tus sentimientos.
  • Te vuelves más parecido a lo que quisieras ser.
  • Tus percepciones se tornan más flexibles, menos rígidas.
  • Adaptas objetivos más realistas.
  • Te comportas de manera más madura.
  • Tus conductas inadaptadas cambian.
  • Eres más capaz de aceptar a los demás.
  • Adquieres capacidades para responsabilizarte de tu vida.

Consigue vivir plenamente, consciente y feliz

date una oportunidad con la psicoterapia